Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 13 de Agosto de 2020

banner
JPM

Así es la guía de las gestoras para navegar en estos tiempos volátiles de la “nueva realidad”

Los mercados van recuperando cierta normalidad tras el impacto del COVID-19. Pese a que las aguas vuelven a su cauce, las gestoras insisten en que esta nueva normalidad se caracteriza por un entorno de bajos tipos de interés, mayor volatilidad, políticas acomodaticias por parte de los bancos centrales y la consolidación de ciertas tendencias que ya venían observando. La gran pregunta es: ¿Cómo hay que navegar en este entorno?

Así es la guía de las gestoras para navegar en estos tiempos volátiles de la “nueva realidad”

Una nueva realidad que algunos gestores describen como el inicio de la recuperación, el final del ciclo o en un momento de pausa. Por ejemplo, para Jeremy Lawson, head of ASI Research Institute de Aberdeen Standard Investments, estamos ya ante el fin del principio, no ante el principio del fin. “Parece evidente que la recuperación mundial de la recesión generada por el COVID-19 comenzó en mayo. El éxito generalizado, aunque todavía incompleto, en la reducción de la propagación del virus ha llevado a muchos gobiernos a comenzar a suavizar los periodos de confinamiento siguiendo el ejemplo de China. Debido a que la relajación del distanciamiento social se produjo antes de lo previsto, hemos revisado nuestras previsiones de crecimiento para el año 2020. Mientras que en abril pensábamos que la economía mundial se contraería cerca de un 9% este año, ahora pensamos que la cifra será algo menor, alrededor de un 7%”, explica Lawson. 

En cambio, en opinión de Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM, existe una divergencia “épica” entre la economía y los mercados, algo muy propio del final del ciclo. “Aunque el mercado se mueve en la dirección correcta, vemos un alto grado de volatilidad, típico de esta fase del ciclo, en un mercado probablemente conducido por hedge funds, algoritmos automatizados e inversores institucionales. El caso es que hay una divergencia épica entre economía y mercados. Hay que tener en cuenta que el crecimiento real trimestral del PIB de EE.UU. ha sido menos 40% y sin embargo el índice S&P 500 ha subido 18 %”, señala Paolini. 

El que tiene una visión intermedia es Manuel Gutiérrez-Mellado, responsable del negocio institucional de BlackRock en España: “Ya no tiene sentido hablar de que estamos en una fase del ciclo porque los gobiernos han tenido que congelar la economía. Está claro que el COVID-19 ha tenido un gran impacto y que no tenemos evidencias históricas que realmente nos sirvan de referencia. Eso sí, los estímulos de los gobiernos y los bancos centrales han sido muy fuertes. La buena noticia es que están abiertos a continuar con las medidas que hagan falta. Estamos ante unos niveles de incertidumbre muy altos”.

Por su parte Enguerrand Artaz, gestor de fondos de La Financière de l´Echiquier, señala que, a corto plazo, los inversores se encuentran divididos entre el optimismo generado por las últimas publicaciones económicas y el temor a una fuerte reactivación de la pandemia, sobre todo en Estados Unidos. “El ISM manufacturero, que se ha disparado de 43,1 a 52,6, el PMI de servicios chino, que ha pasado de 55,0 a 58,4 mientras que se esperaba que disminuyera, o incluso la solidez del informe sobre el empleo en Estados Unidos, con una creación de empleo significativamente superior a lo esperado y una tasa de desempleo a la baja... son otros tantos datos alentadores, que se añaden a las buenas cifras de los PMI europeos publicados la semana anterior, y que alimentan la esperanza de una recuperación en forma de V”, explica Artaz.

Las claves de las gestoras

En esta “nueva normalidad”- aunque para ellas no es tan nueva-, las gestoras comparten las claves de cómo aprovechar las grandes oportunidades de inversión en los próximos trimestres. De acuerdo con PIMCO, “el reto al que se enfrentan los inversores es cómo construir una cartera en un entorno en el que los precios de los activos parecen desconectados de la economía real y la resolución de la crisis sanitaria es incierta”. Según Geraldine Sundstrom y Erin Browne, gestoras de PIMCO, la naturaleza y el ritmo de la recuperación van a crear muchos ganadores y perdedores. “Hay toda una plétora de oportunidades para añadir valor a través de la selección de sectores y la asignación táctica de activos en carteras construidas cuidadosamente, bien diversificadas y suficientemente ágiles para aprovechar las oportunidades que van a surgir en los meses venideros”, explican en su último análisis. 

Por su parte, Gutiérrez-Mellado reconoce que ha llegado el momento de hacer una “revisión estratégica” de las carteras para reposicionarlas, evitando hacer ajustes tácticos. “Nuestra recomendación es revisar el posicionamiento estratégico de las carteras. Realizar un análisis estratégico de su composición de cara a conseguir nuestros objetivos de inversión a largo plazo, porque los retoques tácticos no sirven. Lo que hemos vivido exige una revisión estratégica a partir del COVID-19 y de todos los cambios que se han producido y que se irán produciendo a lo largo del tiempo. Y este tipo de revisión es una de las más relevantes a las que se enfrenta cualquier ahorrador e inversor”, insiste y defiende que es el momento de apostar por carteras resilientes.

Para las gestoras de PIMCO, el punto de partida para los inversores es “una diversificación robusta de las carteras” y recomiendan a los inversores “centrarse en activos de empresas con fuertes vectores de crecimiento temáticos o seculares, capaces de proporcionar beneficios sólidos en un entorno económico poco propicio”.

A esta “guía” o claves a la hora de invertir, desde Jupiter AM añaden algo más: vigilar los riesgos. Según Guy de Blonay, gestor de fondos de renta variable global de Jupiter AM, “los mercados podrían agitarse más durante el verano, ya que las valoraciones son ricas en algunos sectores líderes, la liquidez estacional es menor y persisten muchas fuentes de riesgos". Blonay destaca tres riesgos para los próximos meses: "El aumento en los casos de virus y la vuelta a los bloqueos en varios estados de EE.UU. y en varios países europeos, los resultados del segundo trimestre y las elecciones presidenciales de los Estados Unidos", que, según el experto "serán una fuente importante de incertidumbre".

Ideas de inversión

Teniendo en cuenta estos ingredientes, toca hablar de ideas de inversión. Las gestoras se muestran muy diversas a la hora de identificar dónde están las oportunidades de inversión. Por ejemplo Esty Dwek, responsable de estrategia global de Natixis IM Solutions (Natixis IM), considera que existen oportunidades en la deuda de los mercados emergentes, en particular en el espacio corporativo menos volátil que también se beneficia de un sesgo hacia Asia en lugar de América Latina, donde persisten importantes desafíos del COVID-19.

“Gracias al apoyo prácticamente ilimitado de los bancos centrales, esperamos que la renta fija se mantenga en buen estado", aunque Dwek advierte que "la volatilidad podría aumentar de nuevo en los mercados de valores"."Los márgenes de crédito podrían estabilizarse antes de retomar su senda de ajuste, por lo que seguimos viendo posibilidades de compresión a mediano plazo, apunta Dwek. En términos generales, señala que en Natixis IM mantienen una preferencia por el crédito con grado de inversión sobre el de high yield “cuando los riesgos persisten". 

Respecto a la renta variable, el último documento de perspectivas de inversión global de Amundi para el segundo semestre del año apunta a ser cautos. “En renta variable, mantenemos la cautela y jugamos la rotación hacia los cíclicos y los nuevos temas estructurales.  A medida que se desarrolla la recuperación económica, la recuperación de la renta variable probablemente se ampliará hacia los sectores cíclicos, las empresas de pequeñas capitalizaciones y las acciones value. La sostenibilidad de los balances y de los modelos de negocio seguirá siendo un elemento clave de discriminación. Una vez que se agote la recuperación de la parte cíclica del mercado, el foco volverá a los beneficios, y éste podría ser el momento de la verdad, con cierta volatilidad regresando al mercado. Creemos que la crisis del COVID-19 también acelerará algunos temas estructurales como la digitalización, la tecnología médica, el aprendizaje electrónico / educación y la inversión en infraestructura con un enfoque verde, y que esto podría proporcionar oportunidades a largo plazo para los inversores”. 

La gestora también tiene puesto el foco en la renta variable de los mercados emergentes. Según apunta Amundi en su documento, se trata de una historia de “first in, first out”. Según sus perspectivas, “la crisis de la COVID-19 exacerbará aún más las diferencias entre los Mercados Emergentes, algunos más resistentes a las crisis que aquellos que tienen vulnerabilidades externas, déficit elevados y margen político limitado. China y Asia son los principales candidatos a explotar el camino de la recuperación. Con la globalización bajo amenaza, la relocalización de las cadenas de suministro y la cuestión del motor de la demanda doméstica se verá reforzado”.

Por último, Sebastien Galy, responsable de estrategia macroeconómica de Nordea AM, añade un matiz relevante: habrá más oportunidades en la fase de recuperación. “Más allá de este horizonte, la coyuntura seguramente cobrará un cariz más complejo y abarcará desde las soluciones gestionadas y automatizadas hasta el auge de China y de los criterios ESG. Nuestras perspectivas y nuestra gestión del riesgo nos definen y constituyen con dos factores que, con toda probabilidad, serán importantes en adelante”, afirma Galy.

banner